EL TAO DEL TAI CHI Y LA RESPIRACIÓN


“Los hombres verdaderos respiran desde sus talones. Otros respiran con sus gargantas, medio estrangulados”. Chuang Tzu (siglo IV a. C.)

Una de las reglas de oro que me gusta transmitir a mis alumnos, incluye tres consejos en una sola frase y en la que obviamente anoto en primer lugar, la “RESPIRACIÓN”, es: “Respirar menos, comer menos y movernos más”.

Nunca nadie nos enseñó a Respirar

Nunca nadie nos enseñó a respirar, ni en nuestra casa, ni tampoco en los planteles escolares nos dieron la más mínima noción de cómo respirar adecuadamente. Con el pasar de los años vamos experimentando problemas en nuestra vida cotidiana lo que indudablemente nos lleva a un estado de estrés crónico, y como consecuencia de ello, se hiperactiva el sistema nervioso simpático. Tendemos entonces a respirar bajo el control del cerebro reptiliano, lo que significa que nuestra respiración puede volverse errática, rápida (hiperventilación), lenta o simplemente detenerse sin nuestro control consciente (apnea), lo que nos conduce por obvias razones a la alteración de nuestro ritmo cardíaco, lo que por supuesto alterara diversas funciones de nuestro cuerpo.

Demasiado oxigeno conduce al estrés oxidativo

Cuando se expone el metal al aire durante largos períodos de tiempo, el oxígeno en la atmósfera reacciona con el metal a través de un proceso llamado oxidación. Pero esa misma oxidación ocurre en nuestro cuerpo, provocando inflamación y daño a nivel celular. Es por esta razón que es tan importante controlar conscientemente la cantidad de oxígeno que ingresa a nuestro cuerpo.


“Respirar menos, comer menos y movernos más”.

Demasiado oxígeno, resultado de la respiración excesiva (hiperventilación) conduce al estrés oxidativo. El estrés oxidativo literalmente oxida a las arterias porque el oxígeno no puede liberarse de los glóbulos rojos, lo que conducen a la inflamación, endurecimiento y posterior formación de placa en su interior. Si hacemos demasiado ejercicio o demasiado trabajo que sea físicamente extenuante, también causara estrés oxidativo. De hecho, el solo hecho de estar estresado, puede causar estrés oxidativo, porque esto lleva a que nuestra respiración sea errática e ineficiente, desencadenando en la mayoría de los casos una hiperventilación crónica.

Lo vuelvo a repetir porque es muy importante entender este concepto; demasiado oxígeno o el uso ineficiente del oxígeno, conducen al “estrés oxidativo”, llevando a que los radicales libres ataquen nuestro cuerpo, ocasionando lesiones en las proteínas, en el ADN, daño tisular, inflamación y muerte celular.

Una de las enfermedades que se desencadena más comúnmente con la hiperventilación crónica, en parte debido a éste “estrés oxidativo”, es la “hipertensión arterial” (ver al respecto; Serebrovskaya TV, Manukhina EB, Smith ML, Downey HF, Mallet RT. Intermittent hypoxia: cause of or therapy for systemic hypertension? Exp Biol Med (Maywood, N.J.) 2008; 233(6): 627-50).


Nos han enseñado que debemos incluir en nuestras dietas alimentos y suplementos antioxidantes pero nadie nos ha enseñado que con nuestra respiración podemos generar endógenamente, componentes súper antioxidantes como son el bióxido de carbono y el óxido nítrico.












“Las condiciones autoinmunes, las enfermedades neurodegenerativas y el cáncer ocurren también como resultado del estrés oxidativo (Bashir et al., 1993; Uttara et al., 2009; Reuter et al., 2010; Asmat et al., 2016)”.


Del mismo modo, si no usamos el oxígeno de manera eficiente, podemos experimentar fluctuaciones en nuestros estados de ánimo, depresión, poca energía y muy seguramente la perdida de la motivación en nuestras vidas (Black et al., 2015).

Respirar menos y movernos más

Mediante un proceso conocido como el “Efecto Bohr”, el aumento en el bióxido de carbono lleva a una disminución del pH de la sangre (se vuelve más ácida), lo que hará que las proteínas de la hemoglobina liberen su oxígeno. Cuando la hemoglobina libera oxígeno, va a las células de nuestro cuerpo, a las mitocondrias, nuestras verdaderas fábricas de energía, para crear ATP (energía). Pero para que este proceso suceda necesitas una cierta concentración de bióxido de carbono en tu cuerpo. Por eso es tan importante “respirar menos y movernos más”, para aumentar esta concentración de bióxido de carbono. Las mitocondrias en un ambiente anaeróbico (bajo en oxigeno) producen dos moléculas de ATP, pero en condiciones aeróbicas (con oxígeno) producen hasta 38 moléculas de ATP, lo que significa en términos físicos “19 VECES MÁS ENERGÍA” a nuestra disposición.


"El hombre perfecto respira cómo si no estuviera respirando". Lao Tzu (siglo IV a. C.)

El Potencial Terapéutico de la Hipoxia Intermitente es una “cuestión de dosis”.


La Hipoxia intermitente (IH) ha sido objeto de numerosas investigaciones en los últimos años, los resultados han tenido como resultado el descubrimiento de una variedad de efectos beneficiosos en múltiples sistemas fisiológicos. Para entender el impacto de la IH, es esencial definir las características críticas del protocolo de IH que se investiga, incluyendo la severidad de la hipoxia dentro de cada exposición, la duración de los ciclos de hipoxia, el número de ciclos por día, el patrón de presentación en el tiempo (por ejemplo. días consecutivos frente a días alternos) y el tiempo acumulativo de la exposición. La hipoxia moderada (9-16% de O2 inspirado) y una menor cantidad de ciclos (de 3 a 15 ciclos por día) conducen con mayor frecuencia a efectos beneficiosos, mientras que la hipoxia severa (2.8% de O2 inspirado) y una mayor cantidad de ciclos por día (48 a 2.400 ciclos por día) dan como resultado una mayor patología.


La acumulación de evidencias prometedoras sugiere que la IH en "pequeñas dosis" (hipoxia moderada y un número reducido de episodios) puede ser un tratamiento sencillo, seguro y eficaz con un considerable potencial terapéutico para múltiples trastornos clínicos.




La evidencia científica demuestra que una dosis de hipoxia moderada (mayor o igual a 9% O2) y con reducido número de ciclos de hipoxia/re-oxigenación por día (menor o igual a 15 ciclos por día) se asocia con efectos beneficiosos en múltiples sistemas. En cuanto a la duración de cada episodio de hipoxia puede ser tan breve como 15 o 30 segundos.


Respirar en exceso

El estrés, la mala alimentación, la contaminación, el tabaquismo, el alcohol y la falta de ejercicio, te hacen respirar en exceso (hiperventilación). Esto hace que tengas muy poco bióxido de carbono en tu cuerpo, por lo que la hemoglobina no libera el oxígeno, lo que significa que no podrá entrar suficiente oxígeno a nuestras células, donde se le necesita para crear energía ATP (vitalidad), que es lo que en esencia nos mantiene vivos y funcionando. Por lo que seguramente te sentirás cansado y sin ganas de hacer nada. Y es entonces, cuando la enfermedad se desencadena como resultado de una “respiración excesiva” (hiperventilación crónica), formándose así, un “círculo vicioso” infinito, haciendo que tengas muy poco bióxido de carbono y demasiado oxígeno unido a la hemoglobina, lo que hace que no ingrese el suficiente oxígeno a las células para crear energía o ATP, generándote una vez más, estrés, ansiedad, fatiga y pocas o nulas ganas de hacer algo. Por el contrario la evidencia científica muestra que una dosis moderada de IH promueve mecanismos de neuroplasticidad dependientes de la serotonina en la médula espinal con lo que se presenta como una alternativa natural y sin costo para mejorar nuestros estados de ánimo y bienestar general. En resumen; el “impacto biológico de IH es dependiente de la dosis de IH”.


"Dominar la respiración hasta hacerla tan flexible cómo la de un recién nacido". Lao Tzu (siglo IV a. C.)



Buscando el equilibrio respiratorio

Uno de los objetivos del BREATHFULNESS y las Respiraciones Taoístas, es ayudarte a crear el equilibrio óptimo de oxígeno y dióxido de carbono en tu cuerpo, de modo que puedas experimentar un flujo constante de energía en tu vida, mayor productividad, estados de ánimo más estables y una mejor capacidad para resistir y adaptarte al estrés de la vida cotidiana. Obviamente también te va a ayudar a mantenerte física y mentalmente saludable, reduciendo las probabilidades de contraer enfermedades asociadas con el exceso o la falta de oxígeno.


Los ajustes que se producen en el cuerpo por la hipoxia intermitente son varios, incluyendo: respiratorio, cardiaco, endocrinológico, hematológico, muscular, microcirculatorio y mitocondrial. La hipoxia facilita un mayor aporte de oxígeno a los tejidos y una mejor utilización de éste. En respuesta a la hipoxia se detonan 4 vasodilatadores principalmente; óxido nítrico, adrenomedulina, adenosina y bióxido de carbono. El Óxido Nítrico es un potente vasodilatador, antiinflamatorio, antimicrobiano, antiagregante plaquetario, antioxidante celular, favorece la biogénesis mitocondrial (mejora la producción de ATP) mejora la absorción de oxígeno y además promueve la angiogénesis (proceso fisiológico que consiste en la formación de vasos sanguíneos nuevos a partir de los vasos preexistentes). La Adrenomedulina tiene efectos muy similares al óxido nítrico; es un polipéptido vasodilatador, antimicrobiano, antiinflamatorio, estabilizador del endotelio vascular, es un protector contra la neumonía durante la ventilación mecánica, promueve la angiogénesis y tiene una influencia positiva en enfermedades que cursan con hipoxia (tolerancia celular al estrés oxidativo y a la lesión hipóxica). La Adenosina es un nucleósido endógeno (molécula monomérica orgánica) con acción vasodilatadora y antiinflamatoria que se le conoce con el sobrenombre de el “ángel de la guarda” contra el daño celular, al aumentar sus niveles en situaciones de isquemia e hipoxia aguda. El Bióxido de Carbono es un vasodilatador, antiinflamatorio, ansiolítico, tranquilizante, sedante, relajante, broncodilatador, regulador del PH, regenerador de tejidos orgánicos, sintetiza la glutamina en el cerebro y es un potente antioxidante celular.


Saber respirar

Cabe destacar que la exposición sistémica a la hipoxia intermitente genera una “memoria hipóxica” o “memoria de la altitud” que se localiza en los eritrocitos, responsables en parte de los efectos que se observan en las personas que viven en hipoxia crónica como los tibetanos, sherpas e incas (una adaptación beneficiosa a la hipoxia al facilitar la cesión del oxígeno a las mitocondrias). Este factor es concomitante con la biogénesis mitocondrial la cual también aumenta con la hipoxia intermitente pero que disminuye con la hipoxia sostenida (patológica). Recordemos entonces que una “DOSIS MODERADA” de IH se ha asociado con efectos terapéuticos a nivel inmunológico, metabólico, cardiovascular y nervioso (sistema motor somático y respiratorio). Por el contrario, protocolos de IH severos se relacionan con morbilidad en estos mismos sistemas.


Saber respirar NO consiste en “respirar más profundo y con mayor frecuencia” para aumentar el suministro de oxígeno, sino en mejorar su utilización con la ayuda del bióxido de carbono y el óxido nítrico.


Mi maestro decía


Me parece muy importante destacar que todas las disciplinas como el Tai Chi, el Chi Kung, la meditación, las respiraciones y la Alquimia del Yoga Taoísta, se desarrollaron para ayudarte a ser “SÚPER EFICIENTE” en la quema y uso del oxígeno, aportándote la cantidad correcta de bióxido de carbono, para que puedas sobrevivir con menos oxígeno, creando “menos estrés oxidativo en el cuerpo”, ayudando con esto a que tengas una vida más larga, feliz y libre de enfermedades en la medida de lo posible.


Mi maestro solia repetirme en clase cada vez que tenia la oportunidad, que no me olvidara de “respirar con menos volumen y con menos frecuencia”, tanto en mi vida diaria como en mis difrentes prácticas taoístas. Para eso usaba diferentes frases que todavía resuenan en mi cabeza todos los días:

Respira cómo si no estuvieras respirando.

Respira cómo cuando eras un embrion adentro de tu madre.

Respira cómo una botella de spray.

Respira por los pies.

Respira por la piel.

Respira por los huesos.


Recordemos entonces…


“Respirar menos para vivir sanos, felices y llenos de energía”


Referencias:

Acción antioxidante del óxido nítrico (.NO)Revisión.doc> Disponible en: <http://www.antioxidantes.com.ar/12/Home2.htm.

Asha Devi S, Subramanyam MV, Vani R, Jeevaratnam K. Adaptations of the antioxidant system in erythrocytes of trained adult rats: impact of intermittent hypobaric-hypoxia at two altitudes. Comp Biochem Physiol C Toxicol Pharmacol: CBP 2005; 140 (1): 59-67.

Asmat, U., Abad, K., & Ismail, K. (2016). Diabetes mellitus and oxidative stress—a concise review. Saudi Pharmaceutical Journal, 24(5), 547-553.

M.L. Avellanas Chavala (2017), Un viaje entre la hipoxia de la gran altitud y la hipoxia del enfermo crítico: ¿qué puede enseñarnos en la compresión y manejo de las enfermedades críticas? DOI: 10.1016/j.medin.2017.08.006.

Bashir, S., Harris, G., Denman, M. A., Blake, D. R., & Winyard, P. G. (1993). Oxidative DNA damage and cellular sensitivity to oxidative stress in human autoimmune diseases. Annals of the rheumatic diseases, 52(9), 659-666.

Basovich SN. The role of hypoxia in mental development and in the treatment of mental disorders: a review. Biosci Trends 2010; 4 (6): 288-96.

Brooks D, Horner RL, Kozar LF, Render-Teixeira CL, Phillipson EA. Obstructive sleep apnea as a cause of systemic hypertension. Evidence from a canine model. J Clin Invest 1997; 99 (1): 106-9.

Champod AS, Eskes GA, Foster GE, et al. Effects of acute intermittent hypoxia on working memory in young healthy adults. Am J Respir Crit Care Med 2013; 187 (10): 1148-50.

Dale EA, Ben Mabrouk F, Mitchell GS. Unexpected Benefits of Intermittent Hypoxia: Enhanced Motor Function. J Physiol (in press). 2013.

Fletcher EC. Effect of episodic hypoxia on sympathetic activity and blood pressure. Respir Physiol 2000; 119 (2-3): 189-97.

Ling Q, Sailan W, Ran J, et al. The effect of intermittent hypoxia on bodyweight, serum glucose and cholesterol in obesity mice. Pak J Biol Sci 2008; 11 (6): 869-75.

Mackenzie R, Maxwell N, Castle P, Brickley G, Watt P. Acute hypoxia and exercise improve insulin sensitivity (S(I) (2*)) in individuals with type 2 diabetes. Diabetes Metab Res Rev 2011; 27 (1): 94-101.

Navarrete-Opazo Angela, Dale E, Mitchell G. Editorial: Springer India, New Delhi, 2014. Potencial terapéutico de la hipoxia 
intermitente.

Navarrete-Opazo Angela, Dale E, Mitchell G. Editorial: Springer India, New Delhi, 2014. Therapeutic potential of intermittent hypoxia: a matter of dose.

Querido JS, Sheel AW, Cheema R, Van Eeden S, Mulgrew AT, Ayas NT. Effects of 10 days of modest intermittent hypoxia on circulating measures of inflammation in healthy humans. Sleep Breath 2012; 16 (3): 657-62.

Reuter, S., Gupta, S. C., Chaturvedi, M. M., & Aggarwal, B. B. (2010). Oxidative stress, inflammation, and cancer: how are they linked?. Free radical biology and medicine, 49(11), 1603-1616.

Russo, M. A., Santarelli, D. M., & O’Rourke, D. (2017). The physiological effects of slow breathing in the healthy human. Breathe, 13(4), 298-309.

Scientific Explanation of Soma Breath by Niraj Naik.

Serebrovskaya TV, Manukhina EB, Smith ML, Downey HF, Mallet RT. Intermittent hypoxia: cause of or therapy for systemic hypertension? Exp Biol Med (Maywood, N.J.) 2008; 233 (6): 627-50.

Shatilo VB, Korkushko OV, Ischuk VA, Downey HF, Serebrovskaya TV. Effects of intermittent hypoxia training on exercise performance, hemodynamics, and ventilation in healthy senior men. High Alt Med Biol 2008; 9 (1): 43-52.

Tsai YW, Yang YR, Sun SH, Liang KC, Wang RY. Post ischemia intermittent hypoxia induces hippocampal neurogenesis and synaptic alterations and alleviates long-term memory impairment. J Cereb Blood Flow Metab 2013; 33 (5): 764-73.

Urdampilleta A, González-Muniesa P, Portillo MP, Martínez JA. Usefulness of combining intermittent hypoxia and physical exercise in the treatment of obesity. J Physiol Biochem 2012; 68 (2): 289-304.

Síguenos

  • YouTube - White Circle
  • Facebook - White Circle
  • Twitter - White Circle
  • Instagram - White Circle
  • Pinterest - White Circle

​© 2018 by Eduardo Barraza Regalado, Guadalajara, Jalisco, México.  

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now